Este tipo de cojín está recomendado para las personas que pasan muchas horas sentados.

Por su morfología, suelen acabarse con diseños anatómicos y ergonómicos y al estar fabricados en visco elástico aportan el conocido efecto memoria, lo cual contribuye a reducir la presión en aquellas zonas del cuerpo con mayor riesgo de escaras: Sacro e Isquion.